💪 Resiliencia Escolar

En este artículo te platicaremos varios temas que cada vez son mas importantes y nos ayudaran a trabajar la Resiliencia en la Escuela.

¿Qué es la Resiliencia Escolar?

A grandes rasgos la resiliencia suele definirse como la capacidad de recuperarse de situaciones difíciles.

La Resiliencia es tu capacidad para resistir la adversidad y recuperarte. Y no solo recuperarte sino aprender y crecer a pesar de las dificultades de la vida. La Resiliencia no es un sube y baja, en el que un momento estás abajo y al siguiente arriba. Resiliencia es escalar una montaña sin un mapa. La Resiliencia es un proceso que requiere tiempo, fuerza y ayuda de las personas que te rodean.

La resiliencia no es un rasgo genético. Se deriva de la forma en que las personas aprenden a pensar y actuar cuando se enfrentan a obstáculos. Normalmente esto se desarrolla desde la niñez.

La resiliencia funciona como un músculo que podemos desarrollar mediante el esfuerzo y la repetición, y queremos mantener nuestros músculos fuertes y flexibles para poder pensar en muchas formas de resolver un problema. En el fondo, la resiliencia es la creencia de que, aunque no puedes controlar todo en tu vida, hay muchos aspectos que puedes controlar, incluida tu actitud.

Resiliencia escolar

Ejemplos de Resiliencia en el ámbito escolar

Cuando hablamos de Resiliencia escolar normalmente nos referimos a a resiliencia emocional, que es aquella en la que una persona puede recurrir al optimismo, cuando se enfrenta a una crisis o problema determinado.

Los ejemplos de Resiliencia escolar abundan a nuestro alrededor, pero hablemos de algo por lo que todos pasamos y lo que para muchos niños alrededor del mundo supuso la pandemia provocada por el CovID-19, ya que afectó prácticamente a todos los aspectos de su vida cotidiana. Sin embargo es ahí donde la Resiliencia entra en juego, porque ellos como cada persona de este planeta ha salido adelante superando lo múltiples problemas psicológicos, aunado a los problemas financieros y físicos que presento la pandemia.

Resiliencia Educativa 

La Resiliencia Educativa es guiar a nuestros alumnos a superar de las experiencias difíciles con un sentido positivo.

Cuando nosotros como docentes ayudamos a los alumnos a cultivar un enfoque de la vida que considera los obstáculos como una parte fundamental del éxito, les ayudamos a desarrollar la resiliencia.

Para muchos niños, los problemas emocionales suponen un trastorno a gran escala, y aunque nosotros como docentes no podemos alterar las circunstancias de los niños ni protegerlos de los problemas, podemos ofrecerles un regalo más duradero: herramientas para gestionar la adversidad (Construir su Resiliencia).

Y esta claro también, que desempeñamos un papel esencial a la hora de ayudar a los niños a desarrollar todos los valores que construyen la Resiliencia: la determinación y la capacidad de perseverar a través de las circunstancias difíciles de la escuela y de la vida en cualquier momento.

Resiliencia Educativa

Educación Social y Resiliencia Infantil

A continuación te mostramos 5 actividades para trabajar la Resiliencia en el Aula, son actividades de Resiliencia para niños de Primaria.

Establecer Objetivos Valientes

Una gran parte del desarrollo de la resiliencia implica ser capaz de identificar los objetivos personales y, a continuación, ser capaz de tolerar la incomodidad que está creando resistencia hacia ese objetivo.

Un objetivo para un alumno podría ser el: «Lo haré mejor en mi próximo trimestre».

Sin embargo un objetivo valiente sería: «En el próximo periodo de calificaciones, tomaré apuntes cuidadosamente y los revisaré al menos dos días antes de los exámenes  para poder hacer preguntas al profesor sobre lo que no entiendo. Haré mis deberes de matemáticas antes de salir a jugar con los amigos, preguntaré al profesor sobre cualquier cosa que no entienda». 

Como vez siempre debemos arriesgarnos hacer que los niños salgan de la zona de confort. Una vez que el niño alcanza un objetivo valiente, es muy importante celebrar el logro ya sea por parte de sus padres o docentes.

Aprender de los Errores

Aprender del fracaso es primordial para convertirse en un joven resiliente. Nosotros como docentes podemos ayudar que los alumnos sean elogiados por su trabajo duro, su perseverancia y sus agallas, no sólo por las calificaciones y los éxitos fáciles. Evaluemos esfuerzo no números.

¿Cómo podemos hacer esto? Considera la posibilidad de crear un mural de anuncios en el aula en el que, además de mostrar los logros de los alumnos, éstos puedan presumir de sus mayores errores y de lo que han aprendido de ellos, mas importante aún como han progresado. Asegúrate tu como ejemplo de contar a la clase tus propios errores, especialmente si son divertidos, y lo que aprendiste de ellos.

O puedes etiquetar explícitamente algunas actividades como «el que se acerque mas al resultado gana» en Matemáticas, dando a los alumnos para cometer errores y luego revisar sin la necesidad de calificarlos.

Fomentemos Riesgos Responsables

Imagina que la resiliencia es una pelota contra el estrés porque vuelve a su forma original después de ser apretada.

Del mismo modo, cuando los alumnos experimentan estrés o frustración, podemos considerarlo como una presión sobre ellos de la que tienen que recuperarse. La esperanza de presentarles estrategias para fomentar la resiliencia es que esas estrategias alivien la frustración y les ayuden a volver a centrarse de forma óptima y productiva en el aprendizaje.

Una de estas estrategias es reconocer y elogiar a los alumnos cuando asumen riesgos responsables y se desafían a sí mismos, incluso cuando no consiguen los resultados deseados. Por ejemplo, hablar para responder a una pregunta, aunque la respuesta sea incorrecta, o equivocarse al leer en voz alta. Éstas son oportunidades para fomentar la confianza y la asunción de riesgos y, lo que es más importante, para mantener la confianza en tus alumnos, que se equivoquen sin miedo a fracasar.

que es la resiliencia

Etiquetemos las emociones difíciles

Reconocer y nombrar las emociones, puede ayudar a los alumnos a tomar conciencia de sí mismos y empezar a gestionar sus propios estados emocionales de forma eficaz. Esto es a lo que los psicólogos llaman etiquetar. Una vez que los alumnos aprenden a notar, nombrar e interpretar sus emociones, están mejor preparados para tomar decisiones racionales y gestionar las emociones desorientadoras o perturbadoras en sus vidas, elementos críticos de la resiliencia.

Para esto en el aula podemos utilizar la Rueda de las Emociones para enseñar a los alumnos las palabras que pueden utilizar para describir las emociones que sienten. La Rueda les ayuda a categorizar determinado sentimiento dentro de las ocho emociones básicas y si se derivan de una o más de ellas además como reaccionan ante el sentimiento. Esto es una ejercicio muy poderoso para ellos: ya que sirve para ayudarles a identificar los desencadenantes emocionales y empezar a planificar la respuesta con buenas estrategias.

Escribir y Hablar sobre los Problemas y la Resiliencia Humana

En la escuela, las tareas de redacción sobre su persona, pueden ayudar a los niños a explorar diferentes formas de desarrollar la resiliencia.

Podemos darles la siguiente instrucción:

-Escribe sobre una persona que te haya apoyado durante un momento especialmente estresante o traumático. ¿Cómo te ayudaron a superar ese reto? ¿Qué aprendiste sobre ti mismo?.

Otra idea podría ser:

-Escribe sobre un momento de tu vida en el que tuviste que hacer frente a una situación difícil. ¿Qué te ayudó y qué te impidió superar este reto? ¿Qué aprendizaje sacaste que te ayudará en el futuro?.

El tema de la resiliencia no está limitado a la Educación Socioemocional, sino que es relevante en todo el plan de estudios. Abundan las oportunidades para conectar la resiliencia con el éxito personal, los logros y el cambio social positivo.

Al tener alguna clase de Formación Cívica y Ética y hablando sobre líderes políticos, en Ciencias sobre científicos, o En Lengua Materna sobre figuras literarias, o en cualquier clase hablar sobre innovadores e inventores más allá de lo que lograron, es trascendental hablar sobre las fortalezas personales que poseen y a las dificultades que soportaron y superaron para alcanzar sus objetivos. 

Como conclusión podemos aportar que nosotros como docentes debemos ayudar a los alumnos a aprender a verse a sí mismos y a sus propios puntos fuertes a través de estas historias de éxito.

Este y otros materiales educativos y didácticos personalizados los puedes encontrar en la página de Facebook
 Maestra Judith material didáctico

Planeación, Aprendizajes Esperados, Cuadernillos de Lectura y Secuencias didácticas en nuestra pagina de Facebook

Recuerda que: como siempre te pedimos compartir 😉 para poder darle difusión y llegar a mas gente con nuestro material educativo y didáctico 👌

resiliencia escolar